Las mentiras en los restaurantes

4.restauranteUna investigación destapa las mentiras de los restaurantes “de la granja a la mesa”

“Si consumes alimentos, todos los días te mienten”. A esa conclusión llegó Laura Reiley, crítica de comida del diario Tampa Bay Times, después de analizar la oferta y la realidad de los restaurantes de su zona que afirman proveerse con granjas locales.

Como bien sabemos los consumidores, el fenómeno de los restaurantes que aseguran llevar los alimentos “de la granja a la mesa” no se limita al área de la Bahía de Tampa, en Florida: se trata de una tendencia en gran parte de las ciudades del mundo. Una tendencia que, como muchas otras, está más basada en el marketing que en los hechos, según la investigación de Reiley.

Hay una historia que todos hemos escuchado. Una historia sobre overoles, tierra fértil y tractores Jon Deere que espantan a las gallinas. Una historia sobre animales saludables que viven vidas felices, tomates que cuelgan pesados y artesanos honestos que enrollan queso en cuevas cercanas. A menudo, esos son cuentos de hadas.”

Para comprobar esto, la periodista entrevistó a chefs y dueños de restaurantes populares en Florida, para después confirmar sus afirmaciones con proveedores. Incluso visitó muchas de las granjas del área para conocer cómo trabajan y a quién le venden.

En algunos casos, resultó que los establecimientos estaban simplemente mintiendo al decirle a sus comensales que todos los elementos de sus platillos fueron obtenidos de un radio de menos de 500 kilómetros. Incluso algunas granjas negaron venderle a restaurantes que las citaron como proveedores. Es decir, hay grandes mentiras, mentiras piadosas nacidas de la ignorancia y omisiones, pero nadie dice la verdad sin tapujos.

¿Por qué todos dicen que venden alimentos locales? Porque el público relaciona este concepto con productos que saben mejor, son más frescos y tienen unahuella de carbono menor. Sin embargo, casi nadie está dispuesto a pagar lo que costaría un menú que en verdad se creara tan solo con productos de la comunidad.

En su travesía por comprender esta moda, Reiley llega a la conclusión de que sí existen los proveedores y restaurantes responsables, pero que para consumir de esta forma sería necesario cambiar nuestra forma de pensar, aceptando que los menús serían reducidos, que algunos productos no pueden conseguirse de forma local y que se tendría que pagar mucho más por este privilegio.

En especial conseguir carne y mariscos locales y de buena calidad es muy difícil en la mayoría de las ciudades, por lo que si eres vegetariano o te limitas a pedir una ensalada con ingredientes de la época, es más probable que recibas lo que se te prometió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s