Muere el último macho de los rinocerontes blancos

Muere-el-último-macho-de-los-rinocerontes-blancos2-1

A pesar de las acciones realizadas por distintos veterinarios, ecologistas y expertos en la fauna salvaje en Kenia al tratar de salvar la vida del último rinoceronte blanco, éste falleció hace un par de días.

Se trata del último rinoceronte macho en el mundo que a sus 45 años fue sacrificado después de que su estado de salud empeoró y ya no fue capaz de ponerse de pie, según el Centro de Conservación Ol Pejeta de Kenia. Sus músculos y huesos se habían degenerado y su piel presentaba grandes heridas, incluyendo una infección en su pata derecha trasera.

Esta especie formaba parte de un plan para evitar la extinción de la subespecie, tras décadas de caza ilegal. Únicamente existen dos hembras vivas, una es su hija y la otra es su nieta.

El último rinoceronte macho en el mundo fue sacrificado a sus 45 años después de que su estado de salud empeorara y ya no fuera capaz de ponerse de pie.

El animal, llamado Sudán será recordado como el último rinoceronte macho de la historia. Su muerte no tendrá repercusión en los esfuerzos por salvar a la especie, ya que el foco está ahora en las técnicas de fertilización con esperma almacenado de otros rinocerontes muertos y óvulos extraídos a las dos hembras vivas.

De acuerdo con Richard Vigne, director de la reserva “Fue un gran embajador de su especie y será recordado por el trabajo que hizo para crear conciencia global sobre la situación que viven no solo los rinocerontes, sino también los miles de especies que se enfrentan a la extinción como resultado de una actividad humana insostenible”.

Sudán atraía a varios visitantes y hasta se le creó un perfil en Tinder, en donde se le nombró “el soltero más deseado del mundo”.

En ese perfil, el rinoceronte alcanzó gran popularidad y hasta los responsables de Ol Pejeta, la reserva en la que vivía Sudán, decidieron ayudar a conseguir los 9 millones de dólares necesarios para desarrollar las técnicas de fertilización asistida válida para estos animales.

Sudán tenía la edad equivalente a los 90 años de los seres humanos, su infección y las alteraciones degenerativas en músculos y huesos dañaron más su salud. Durante sus últimas 24 horas, Sudán sufrió mucho, según la reserva Ol Pejeta

Ahora, el material genético que dejó Sudán fue recogido el mismo día de su muerte para ayudar en futuros intentos para reproducir el rinoceronte blanco del norte a través de tecnologías avanzadas, usando semen y óvulos de las hembras que sobreviven.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s