Edificios Económicos

Qué-es-un-edificio-verde

El sistema económico neoliberal de crecimiento insostenible es cortoplacista

El incremento de la luz, el gas y otros productos y servicios, tienen un incremento al mismo tiempo de que inicia el año, sim embargo son costos que se pueden reducir e incluso evitar ¿cómo? quizá, utilizando paneles solares para obtener la energía del sol y utilizarla como energía limpia en casa y también para calentar el agua para las regaderas de baño.

Según FACUA (Consumidores en Acción), en 2017, la subida del coste de la energía fue del 10.8%, un porcentaje que indica que la electricidad se ha encarecido en más de un 80% en los últimos años.

Pero… ¿Cómo será en los próximos 30 años?

De acuerdo con El País, un tipo de análisis que encuentra perfecto acomodo en arquitectura, cuando analizamos el ciclo de vida de un edificio.  “Solo sabremos si un inmueble es caro o barato si consideramos, junto a su coste inicial, el coste de los insumos, fundamentalmente energéticos, que requiera mientras se mantenga en pie”.

El estudio contempla las siguientes hipótesis: Primero, el marco temporal, que se limita en este caso a 30 años, para acomodarlo al tiempo máximo habitual de los préstamos hipotecarios con los que se financian las viviendas.

Ciudades del futuro

Las ciudades del futuro se prevén con edificios ecológicos, que usen energía limpia y eficiente.

Un edificio ecológico no tendría suministro de gas, biomasa, ni ningún otro combustible. Esto con el objetivo de mejorar la calidad del aire, para generar energía in situ a través de tecnologías renovables, como la fotovoltaica.

Según El País, existe un escenario A en la que prevé un incremento sostenido del precio a lo largo del tiempo, dando continuidad a lo que ha venido sucediendo en la década anterior, esto es, un 8%anual durante los próximos años. Y, por el otro, la que anticipa el estancamiento de los precios y que concretamos en un escenario B, en el que las subidas sean del 3 por ciento durante la primera década, para caer al 1 por ciento en la segunda y al crecimiento nulo en la última década. Esta segunda hipótesis no hace sino tomar en consideración la prevista corrección de buena parte de los llamados costes regulados que gravan nuestra factura eléctrica.

Con estos datos estimados podemos hacer una comparativa sobre cuánto vale cada tipo de edificio en coste de inversión, año 0 y año 30, y con estas estimaciones se puede comprobar que un edificio muy eficiente energéticamente (Passivhaus), incluso autosuficiente, es mucho más barato que uno que cumpla simplemente CTE1. Pero como este juego se trata de especular y adivinar el futuro cada uno puede moverse entre los escenarios propuestos o plantear el escenario que considere oportuno.

Si el edificio es ecológico desde la perspectiva de los materiales y la gestión del agua es más difícil de cuantificar la repercusión económica y su amortización en la salud de las personas y del planeta.

La parte ecológica que se refiere a otros aspectos que no son la energía es más difícil de cuantificar económicamente pero no se debe olvidar, se resume en salud de las personas, de los ecosistemas y de nuestro planeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s