Proveedores Verdes

verde1-660x350

El impacto que la industria de la moda puede generar en el ambiente es crucial, ya que con el cambio climático destruyendo los ecosistemas y alertando al mundo con el derretimiento de los polos, las marcas deben comprometerse a reducir su huella negativa y adoptar prácticas más responsables.

La empresa deportiva PUMA, en conjunto con la Corporación Financiera Internacional (IFC), creó un nuevo programa de financiación para incentivar a sus proveedores a mejorar sus estándares sociales, ambientales, de salud y seguridad. Además, a través de una auditoría, la marca calificará los procesos medioambientales y normas sociales de cada proveedor, de esta forma la marca podrá confirmar si cumplen o no con lo solicitado.

Las puntuaciones obtenidas se clasificarán en A, B +, B-, C y D, si los proveedores se encuentran entre A y B, la siguiente auditoria se realizará en el plazo de un año pero si la calificación es C, los distribuidores tendrán cuatro meses para solucionar los conflictos señalados, además de que serán evaluados de manera constante. Conforme los distribuidores mejoren sus procesos y su puntuación, tendrán acceso a mejores condiciones de financiamiento.

“Este es el primer programa en nuestra industria, que toma en cuenta la puntuación de un proveedor en temas ambientales y de sostenibilidad. Nuestra marca dará una bonificación o penalización dependiendo la situación”, dijo Lars Sorensen, director de operaciones de PUMA.

Actualmente este programa se implementó en Bangladesh, Camboya, China, Indonesia, Pakistán y Vietnam pero la compañía espera que con el apoyo de BNP Paribas, se pueda expandir.

El primer distribuidor en unirse a este programa fue Bola Planet, un proveedor de pelotas de fútbol. Ken Hong señaló que además de reducir los costos de operación, la iniciativa también ayudará a integrar nuevas prácticas que favorezcan al medio ambiente y a la sociedad.

Otras marcas como Nike, H&M y Timberland en colaboración con Puma, buscan terminar con el abuso laboral que existe en las cadenas de suministro, por medio del proyecto de convergencia social y laboral. Los integrantes de este programa buscan desarrollar una metodología estandarizada que sea evaluada constantemente.

Con esta iniciativa PUMA demuestra una vez más cómo las grandes marcas deben preocuparse por mucho más que producir y vender, sino por gestionar su impacto social y ambiental adoptando prácticas más responsables a lo largo de cada uno de sus procesos, considerando su cadena de valor y creando iniciativas que impulsen a sus proveedores a sumarse a su compromiso sustentable; porque las marcas también trabajan mejor en equipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s