¿SE HUNDIRÁN TOTALMENTE EN UN FUTURO ESTAS CIUDADES?

HUNDIENDOSE

Nuestra sed de agua potable está causando graves hundimientos en muchas áreas alrededor del mundo, poniéndolos en riesgo de inundación. Pero algunas comunidades están tratando de resolver el problema. Desde Miami hasta Yakarta, las comunidades costeras de todo el mundo luchan contra los efectos del aumento del nivel del mar. Pero en algunos lugares, el problema se ve agravado por otro fenómeno: la tierra está cayendo.

La capital de Indonesia, por ejemplo, se está hundiendo hasta 17 cm por año, según el Servicio Geológico de los EE. UU (USGS).

“Ese es un problema, porque están en el nivel del mar. Tienen esta presión adicional de aumento de las inundaciones y el aumento del nivel del mar. Construyeron muros de contención. Pero la ciudad está disminuyendo tan rápidamente que, en las mareas altas, el agua simplemente se desborda”, dice Michelle Sneed, especialista en subsidencia de tierra.

En parte debido a ejemplos como Yakarta, el hundimiento a menudo es malinterpretado por los escépticos del cambio climático, quienes argumentan que este fenómeno por sí solo explica el aumento de las inundaciones en las áreas costeras. La realidad es más desafiante. Es que tanto el aumento del nivel del mar como el hundimiento están sucediendo a la vez. Pero aunque el aumento del nivel del mar es un problema mundial causado por el calentamiento de los océanos y el derretimiento de los casquetes polares del planeta, el hundimiento de la tierra es un problema local que afecta a algunas comunidades pero no a otras.

En las zonas costeras, con la mala suerte de ser golpeadas por ambos fenómenos, el riesgo de inundación puede ser severo. Y aunque es poco probable que las comunidades del interior sufran mucho por el aumento del nivel del mar, muchas, incluidas la Ciudad de México y el Valle de San Joaquín de California, están lidiando con los desafíos planteados por el hundimiento de la tierra.

Algunas ciudades, incluidas Shanghai y Tokio, ya han resuelto el problema. Otras comunidades, como el área de Hampton Roads en el este de Virginia, ahora están creando sus propias soluciones creativas.

Para la mayoría de las comunidades de todo el mundo, la razón de un hundimiento significativo es algo completamente hecho por el hombre: la extracción de agua subterránea.

“Todo lo que se extrae del subsuelo resulta en subsidencia. Quitas algunas de las capas de las que está hecho el terreno entonces el suelo comienza a colapsar”, dice la geóloga Simone Fiaschi, que estudia el hundimiento en la Universidad de Padova.

En India, el mayor usuario mundial de aguas subterráneas, el 85% del agua potable proviene del suelo; en Europa, el 75% de la población obtiene agua potable de las aguas subterráneas. Y luego están todos los otros usos como el riego para la agricultura.

La ciudad de México, por ejemplo, depende de un acuífero local para aproximadamente la mitad de su agua potable. Gracias a la combinación de la vasta población de 21 millones de habitantes de la ciudad y el uso ineficiente del agua, el 42% se pierde debido a las fugas, el acuífero está siendo sobregirado. A este ritmo, estará vacío dentro de 50 años. Mientras tanto, partes de la ciudad se hunden en 30 cm por año.

Como resultado, la ciudad queda atrapada en un círculo vicioso en el que el hundimiento daña la infraestructura de las tuberías de agua y hace que sea más difícil de mantener, lo que provoca más fugas y más agua que se retira. Y además de hacer que la ciudad sea más vulnerable a la escasez de agua, el hundimiento también puede haber hecho que algunos edificios sean más vulnerables al reciente terremoto de la Ciudad de México.

En Tokio, después de décadas de extracción de agua subterránea, la tierra comenzó a hundirse cada vez más, alcanzando su punto máximo en 1968 a 24 cm por año. Aproximadamente al mismo tiempo, el bombeo de agua subterránea en la ciudad también alcanzó un máximo de 1.5 millones de m³ por día. En respuesta, el gobierno de Tokio aprobó leyes que limitan el bombeo. A principios de la década de 2000, el hundimiento de la ciudad se redujo a 1 cm por año.

El Valle de San Joaquín, que se extiende a lo largo de unos 25,900 km² en el centro de California, depende del agua subterránea para su principal industria: la agricultura que ha pasado de cultivos de rotación como tomates y pimientos a cultivos permanentes como huertos y viñedos. Acentuada por la reciente sequía, partes de la región han empezado a hundirse hasta 60 cm por año.

Como resultado, los legisladores de California firmaron una ley en 2014 para garantizar que el uso del agua subterránea no provoque un hundimiento irracional de la tierra. Sin embargo, cómo se hará eso todavía no se ha determinado.

La zona conocida como Hampton Roads, en Virginia Estados Unidos, está amenazada por tres fuerzas diferentes. Ésta es un área que cede alrededor de 1 mm por año, ese índice de caída sigue estando entre los más rápidos del mundo. El segundo problema es el aumento del nivel del mar, que contribuye alrededor de otros 2 mm por año.

Una forma en que ciudades como Shanghai han abordado el problema es no solo limitando el bombeo sino recargando sus acuíferos con la ayuda de la tecnología y la ingeniería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s