¿RSE en 2017?

 

rseSi queremos que la responsabilidad social continúe progresando, debemos regresar a las bases.

Cuando empezó a implementarse la responsabilidad social (RSE) no como una obra de caridad, sino como un compromiso serio y estratégico, comenzamos a notar los cambios en la conducta de las compañías. Muchos corporativos y PyMEs ya se han dado cuenta que la RSE los beneficia en diversos aspectos de su negocio y han dejado de considerarla (como erróneamente lo hacían) una simple táctica de relaciones públicas, o un mejoramiento de imagen.

Si las empresas ahora buscan alinearse a nuevos códigos de conducta, se interesan por reducir el impacto ambiental de sus operaciones y están conscientes de que sus grupos de interés sí están al pendiente de sus movimientos, ¿qué sigue para la RSE? ¿cómo avanzará a la siguiente etapa? Alain Dehaze –CEO de Adecco Group– recomienda replantear lo básico para dar el próximo paso: ¿qué es la responsabilidad social?

Aunque la mayoría ha considerado a la RSE una estrategia que se concentra generalmente en detener el calentamiento global y la protección de la biodiversidad, eso representa solamente una parte muy pequeña de lo que es en realidad. Apoyar e impulsar el desarrollo sustentable también es fundamental para la responsabilidad social, desde el apoyo a comunidades desfavorecidas hasta el desarrollo social en general.

Además de enfocar sus esfuerzos en causas sociales, las compañías que integren la RSE en su cultura tienen que mostrar un comportamiento ético y transparente en sus actividades internas: garantizar el bienestar físico y emocional de sus colaboradores, mantener informados a sus grupos de interés y responder antes las autoridades correspondientes. En resumen, las empresas necesitan avalar que sus ganancias no provengan de malas prácticas o afecten negativamente a la sociedad.

En una nota publicada en LinkedIn, Dehaze afirmó que “actualmente, el desempeño de una compañía debe ser juzgado del modo más amplio posible, que muestre cómo los objetivos estratégicos y los temas materiales apoyan la creación de valor a largo plazo para el negocio y la sociedad”, y está en lo cierto. Las empresas poco a poco se han hecho a la idea que necesitan ser transparentes en sus operaciones, información que transmiten en los reportes anuales, pero en algunas compañías siguen incorporando datos superficiales en estos documentos, o ni siquiera los hacen públicos. A la larga, esta mala costumbre de proporcionar informes limitados le da una mala reputación al corporativo y, por lo tanto, ni accionistas ni otros grupos de interés querrán relacionarse con la empresa.

 

Comunicar cada aspecto relevante del negocio –positivos y negativos– significa que otras organizaciones, inversionistas y clientes podrán entender mejor a la compañía y, claro, comprender el verdadero alcance de su valor. Solamente de este modo pueden construirse lazos profundos con otros grupos, atraer nuevo talento y retenerlo.

En este próximo año, si las compañías desean obtener beneficios reales de la responsabilidad social, esta tiene que convertirse en parte integral de la estructura de una empresa, no ser únicamente un complemento de sus actividades cotidianas… una tarea harto complicada para la mayoría de las organizaciones en México. Si se quiere conseguir esta meta, cada corporativo tiene que comprender perfectamente qué conlleva ser socialmente responsable. De acuerdo con ISO26000 habría que estudiar y aplicar tanto principios como materias.

Los 7 Principios de la RSE

1. Rendición de cuentas.

Una empresa debe rendir cuentas ante las autoridades competentes por los impactos de sus operaciones, previniendo resultados negativos.

2. Transparencia.

Las decisiones y actividades de las compañías deben ser reveladas de forma clara, precisa y completa, incluyendo sus impactos sobre el ambiente y la sociedad.

3. Comportamiento ético.

La conducta de un corporativo tiene que ser honesta, equitativa e íntegra, respetando la vida humana, natural y animal.

4. Respeto a las partes interesadas.

La empresa debe respetar, considerar y responder a las reclamaciones o intereses de los grupos interesados por la compañía.

5. Respeto al principio de legalidad.

El respeto al principio de legalidad es obligatorio. Ninguna organización o empresa está por encima de la ley.

6. Respeto a la norma internacional del comportamiento.

Además de respetar la legalidad, una compañía tiene que obedecer la normatividad internacional de conducta.

7. Respeto a los derechos humanos.

La organización o corporativo debe reconocer la importancia y la universalidad de los derechos humanos.

Para conocer el alcance que la RSE tiene en una empresa, necesitan identificarse los asuntos convenientes dentro de la compañía y, de este modo, se establecerán prioridades con base en las diferentes materias de la responsabilidad social.

 

Las 7 materias de la RSE

1. Gobernanza.

Es uno de los factores principales para integrar la responsabilidad social a una empresa, puesto que es el sistema que toma decisiones para lograr objetivos.

2. Derechos humanos.

Una compañía tiene la obligación de respetar los derechos humanos en sus dos categorías: civiles y políticos, económicos, sociales y culturales.

3. Prácticas laborales.

El trato justo de los colaboradores entra en esta materia, por lo que las empresas deben cuidar el bienestar de su personal y no tratarlos como mercancías.

4. Medio ambiente.

Los corporativos deben adoptar un enfoque integral que tome en cuenta las implicaciones directas e indirectas que sus actividades tienen sobre el medio ambiente.

5. Prácticas justas.

En transacciones y relaciones con socios, proveedores, clientes, compradores y otras organizaciones, la empresa debe guiarse por los principios de anticorrupción, competencia justa, participación responsable y respeto por la propiedad ajena.

6. Asuntos de consumidores.

La información dada a los consumidores debe ser transparente, precisa, justa y útil. Asimismo, la compañía tiene que promover el consumo sustentable.

7. Participación activa y desarrollo de la comunidad.

Las organizaciones o empresas tienen que establecer una relación con las comunidades donde operan, y ayudarlas a desarrollarse sustentablemente.

Las compañías se definen por lo que hacen, no por lo que dan. – Alain Dehaze, CEO Adecco Group

Hasta ahora, la responsabilidad social se ha visto más que nada como una oportunidad extra para darle un pequeño empujón al negocio, que beneficie tanto al sector privado como a las personas y demás organizaciones. El próximo año, es necesario que la RSE termine de consolidarse en el núcleo de las compañías si desean obtener ROI. Como bien lo dice Dehaze, se necesita un cambio de mentalidad que encamine la responsabilidad social hacia un enfoque menos tradicionalista y más centrado en el verdadero significado de ser una empresa estratégica y socialmente responsable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s