ALÉJATE DE UN MAL JEFE

guia_mal_jefe_manual

Antes de que te contagies de un mal comportamiento, ¡aléjate de tu jefe!

La tendencia de las oficinas abiertas para estimular la comunicación entre los colaboradores de una misma organización ha llevado a diversas compañías a preguntarse sobre las posibles desventajas de este modelo y a realizar importantes investigaciones relacionadas con ello. Un descubrimiento es que el nivel de concentración disminuye en algunas tareas, por lo que ciertas compañías han instalado salas de aislamiento para contrarrestar el problema, permitiendo a sus colaboradores reservar el espacio que consideren más productivo para su labor del día.

Ahora, las investigaciones parecen haber arrojado luz sobre un nuevo problema presente principalmente en las oficinas abiertas: las epidemias de comportamiento.

De acuerdo con información de Fast Company, cuando un elemento de una organización adopta comportamientos poco éticos, éstos tienen a permear rápidamente en el resto del equipo, ya que las personas copian incluso involuntariamente las conductas de sus compañeros de trabajo.

Esta tendencia se acentúa considerablemente cuando hablamos de un líder que ha adoptado actitudes negativas y trata a sus colaboradores de manera injusta, ya que promueve un ambiente de tensión que resulta poco productivo para su equipo y daña seriamente la comunicación.

Las empresas han intentado abordar este problema desde distintos ángulos ofreciendo a sus trabajadores una formación ética, aunque investigaciones recientes parecen haber encontrado una solución mejor: la distancia física.

Esto se debe principalmente al efecto cognitivo y emocional que la distancia física ejerce sobre las personas y la forma en que éstas se relacionan entre sí. “Si alguien patea a un perro frente a ti seguramente vas a enloquecer, pero si escuchas que alguien está pateando a un perro en algún lugar del mundo, no te afectará tanto”, explicó Gijs van Houwelingen, investigadora de la Escuela de Administración de Rotterdam, en entrevista con el portal.

La investigadora y su equipo buscaron demostrar cómo este fenómeno influye en la dinámica dentro de las oficinas y si podía convertirse en un antídoto para el contagio de la mala conducta; por lo que analizaron el comportamiento de los mandos medios para copiar o se desviarse del trato que los líderes brindan a sus colaboradores y la relación de dicha respuesta con la distancia física entre los participantes y sus jefes.

Sus conclusiones apuntan a que aquellos gerentes que trabajan físicamente cerca de sus líderes replican con mayor frecuencia sus conductas negativas, mientras que aquellos que se encuentran a mayor distancia de sus jefes tienden a crear un estilo de liderazgo único.

Van Houwelingen reconoce que existen muchos otros factores que intervienen en la conducta ética de las personas y su relación con sus colaboradores, como el sentido de pertenencia o la personalidad de cada individuo, pero sus hallazgos sugieren que la distancia espacial entre el colaborador o jefe tóxico y el resto del equipo puede ayudar a reducir notablemente el contagio del mal comportamiento y promover un mejor ambiente laboral.

 

Fuente: Expok

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s