Lecciones de Mujeres Poderosas

shutterstock_150200261

Estas son 5 lecciones de mujeres poderosas para cambiar al país

El talento femenino tiene una meta: influir en la toma de decisiones para construir un país más competitivo, pero también más solidario con su gente y sin estigmas. Para ello, está dispuesto a perfeccionar su formación, trabajar en equipo y multiplicarse. Eso, y más, derivó del primer Foro de Mujeres que Forbes organizó en México. Aquí, algunas máximas que brotaron al calor de la discusión.

En el Primer Foro de Mujeres Poderosas realizado por Forbes México se discutieron temas que en la actualidad tienen mucha repercusión en todos los ámbitos del país.

Las mujeres que participaron en cada una de las mesas del Foro cuentan con la autoridad suficiente para hablar de los temas que más preocupan a la sociedad, y en especial a las mujeres.

Talento, trabajo en equipo, emprendimiento y política son temas en que la participación de la mujer logra darles una perspectiva diferente y más fresca para abordarlos desde otros ángulos.

Lección 1

El talento no tiene género

Participantes: Denise Dresser, Lorena Cruz Sánchez, Mónica Flo­res, Griselda Hernández Fábregas y Enrique Taracena Figueroa.

En un momento en que las nuevas tecnologías han abierto las puertas a una renovación en los liderazgos, las mujeres mexicanas aseguran que el talento femenino debería tener la misma oportunidad para destacar que los hombres. “Seguimos hablan­do de género y tenemos que hablar de talentos”, aseguró la directora general de Manpower, Mónica Flo­res, quien consideró un error pensar que las mujeres transformarán solas este escenario, cuando se trata de un esfuerzo en el que se debe sumar a los hombres.

La desigualdad de género en ma­teria de liderazgo es evidente desde varias aristas. Por un lado, de las 100 empresas multinacionales más grandes en América Latina, 47% sólo tiene a hombres en el Consejo de Administración, 43% tiene a una mujer y 10% sí considera la partici­pación de varias mujeres.

Hay más: únicamente 7% de las mujeres negoció su sueldo en su primer trabajo; después de 10 años de vida laboral, las mujeres ganan 30% menos que los hombres y 48% ha rechazado una promoción por el impacto que tiene su vida laboral en su vida personal.

Frente a eso, Denise Dresser, ca­tedrática del Itam, aseguró que para entender el liderazgo en las mujeres se debe repensar el feminismo. “Existe una promesa de igualdad que no se ha traducido en realidad. De lo que se trata es de reconocer la legitimidad de la ambición. Ser femi­nista es educar a las mujeres para la ambición, la curiosidad, para colocar un cerillo en el corazón de su país y de su mundo”.

Sin embargo, las mujeres no se han topado sólo con el reto de tras­cender en su formación educativa, sino con la percepción que hay de ellas en los círculos empresariales. A pesar de los avances en materia de género en las últimas décadas, los ponentes en el Foro Forbes coincidieron en que hay una mala percepción de la mujer ejecu­tiva. Mientras ellas son las “amargadas” y las “malas personas”, los hombres son los que llevan la imagen de poder y “proveedores”.

Por ello, Enrique Ta­racena Figueroa, director académico de Programas Especiales del ipade, dijo que las empresas deben dejar claro el mensaje de que las oportunidades de crecimiento laboral serán para aquellos que tengan capacidad de contribuir a los objetivos, sean hom­bres o mujeres.

Claro, la promoción de la gente capaz debe venir acompañada de una retribución equitativa de acuer­do al trabajo que desempeña; de lo contrario, un mal trato puede deri­var en el descontento del empleado, lo que afectaría directamente a la productividad. “Si hacemos como que le pagamos a la gente, la gente hace como que trabaja. La empre­sa es una realidad humana que se construye con base en resultados y justicia”, agregó Taracena.

Griselda Hernández, CEO de Kelly Services México, lanzó un reto más para las empresas: impulsar un desarrollo de carrera a los jóvenes con la visión 360º del negocio (con aspectos de carácter comercial, financiero, recursos humanos), que les sirvan como herramienta para su formación de liderazgo. Un sistema así permitiría a los líderes desarrollar mayores habilidades para acercarse a los empleados y conocer a plenitud su trabajo, lo que promovería una toma de decisiones más asertiva.

Lección 2

El trabajo en equipo es clave

Participantes: Karla Mawci­nitt, Carla Juana Chelala, Alejandra Palacios, Luz Adriana Ramírez, Marcela Wartenbergh, Sandra Sán­chez y Oldenhage.

Si alguien sabe lo difícil que puede ser tomar una decisión es Alejandra Palacios. Su trabajo consiste en decirle “sí” o “no” al gobierno y a las empresas más poderosas del país. Por si fuera poco, es la más joven de los siete representantes que integran la Comisión Federal de Competen­cia Económica (Cofece), es la única mujer y, además, es la presidenta del organismo.

En el Foro Forbes, la comisiona­da aseguró que un puesto de toma de decisiones es para gente valiente y con agallas, sin dejar a un lado que para tomar una buena decisión es necesario tener claros las conse­cuencias y alcances, así como el trabajo en equipo. Pero, ante todo, tener un balance entre la vida públi­ca y la privada.

¿Cómo se toma una buena de­cisión? Para las panelistas del Foro Forbes, las decisiones no se dejan a la suerte. Sí influye la intuición femenina, pero para tomar una buena decisión se deben priorizar el conoci­miento, la experiencia y los valores.

Carla Juan Chela­la, directora general de Mercadotecnia de Banorte-IXE, dijo que toda persona encargada de un puesto de dirección debe tener un grupo que la rodee, actualizado para poder sumar a una idea, aprender en conjunto y tomar decisiones más inteligentes. Una buena decisión también debe abrazar la diversidad de pensamien­to, según Luz Adriana Ramírez, directora general de Visa México. “Las decisiones más enriquecedoras son aquellas en las que se escucha a voces plurales”.

Además, los valores deben pon­derar la individualidad, la honradez, el respeto y la integridad de las personas. “No podemos ser líderes si no tenemos espiritualidad”, dijo Marcela Wartenbergh, country manager de PVH México.

Finalmente, Sandrá Sánchez y Oldenhage, directora general de Probiomed, recomendó a las mujeres permanecer en constante movimiento y aprender de distintos temas, de tal forma que desarro­llen un perfil más completo, lejos de los estereotipos y prejuicios corporativos.

Lección 3

Para emprender, confía en ti

Participantes: Pilar Aguilar, Tatiana Bilbao, Ana Victoria García, Bertha González Nieves, Enrique Jacob y Amparo Serrano.

¿Qué es el éxito? “es no quedarme con ganas de hacer nada”, dijo la creado­ra de Victoria 147, Ana Victoria García, quien aseguró que la mujer debe quitarse el estigma de la culpabilidad por de­sarrollar sus deseos como empresaria.

Tatiana Bilbao, quien a través de su despacho homóni­mo ha impulsado a la arquitectura como un agente de cambio en las comunidades del país y del extranjero, señaló que el éxito lo obtiene cuando logra cambiar la vida de alguien y otorgar­le una mejor calidad de vida.

“El éxito es el balance entre la vida personal y profesional. Cuando haces un producto y la gente lo toma y lo disfruta”, dijo por su parte la fundadora de Casa Dragones, Bertha González Nieves.

Amparo Serrano, fundadora de Distroller, afirmó que el éxito es estar feliz. La creadora de la Virgen­cita Plis aconsejó a las mujeres que lo primero que deben hacer para emprender un proyecto es creérsela, y si no, aparentarlo. “Puedo decirles que yo nací insegura, tal vez voy a morir insegura, pero por lo menos voy a fingir ser segura”.

¿Dónde están las mujeres en el emprendimiento? Ana Vic­toria García recordó que entre las primeras experiencias que encontró con su aceleradora fue la inseguridad de las mujeres para iniciar un negocio: “Una mujer dice ‘perdón’ siete veces más que un hombre durante una conversación. El emprendimiento es un tema de industria, pero también de concien­cia, de lo que nos han enseñado y hemos aprendido”.

Según datos de PayPal, 49% de las emprendedoras en México tiene entre 18 y 34 años, mientras que 41% tiene entre 35 y 54. El mayor porcen­taje de emprendedoras se sitúa en etapas definitivas de la mujer para su desarrollo personal, por lo que Ana Victoria considera prioritario en su organización que, a la par del tema laboral, también se debe hablar de los retos personales de una mujer.

Amparo Serrano le dio un toque de humor al panel, fiel al estilo de sus personajes, para asegurar que su inicio en el emprendimiento no fue a propósito, sino totalmente circuns­tancial. “No emprendí, me empren­dieron, porque yo era bastante burra. En mi caso nada fue planeado, todo fue llegando”.

Pilar Aguilar Pariente, CEO de En­deavor México, aseguró que hay un cambio “espectacular” en las cifras de emprendimiento en México, un área extensa de oportunidad para las mujeres en el país y que será mejor aprovechada si dominan sus miedos y confían en sus ideas.

Foto: Forbes.com

Lección 4

Hereda, sin sacrificar tu vida

Participantes: Cintia Angulo, Lorena Guillé-Laris, Gabriela Her­nández, Marina Menu, Claudia Ruiz Massieu Salinas y Elena Villarreal.

Claudia Ruiz Massieu, la secretaria de turismo, ja­más olvidará esa mañana cuando uno de sus tres hi­jos le preguntó: “Mamá, ¿por qué trabajas tanto?”. Ella pensó que era un buen momento para hacerle ver que el trabajo no significaba una competencia para su familia, y res­pondió: “Trabajo mucho porque me gusta, lo hago bien y me hace sentir feliz hacerlo”.

En suma, para ella, “trascender es hacer diferencia donde estés”.

Tradicionalmente, cuando a una mujer se le pregunta la idea de trascender, la respuesta obvia sería relacionada con la maternidad, pero Cintia Angulo, presidenta y direc­tora general de Alstom Mexicana, aseguró que trascender es más allá que cumplir un rol social. “Es una cuestión de decisión, de decidir qué vamos a hacer de nuestras vidas”.

Si de cifras se tratara, la trascen­dencia de las mujeres sería notable­mente superior a la de los hombres. De acuerdo con la Cuenta Satélite del Trabajo no Remunerado de los Hogares del inegi, realizada en 2012, las mu­jeres aportan 78.3% de las horas destinadas a labores en el hogar y generan 76.1% de valor económico; mientras que los hombres contribuyen con 21.7% de horas, equivalente a 23.9% del valor económico. Y una más, según datos del estudio Mujeres y Hombres, elaborado por Inmujeres en 2014, si tomamos en cuenta el trabajo remunerado y el no remunerado, por cada 10 horas de trabajo de las mujeres, los hombres trabajan 8.6 horas.

Lorena Guillé-Laris, directora ejecutiva de Fundación Cinépo­lis, afirmó que aún desconoce cómo obtener un balance en su vida y recordó una ocasión en que dos colaboradoras se le acercaron cuando la vieron que llevaba varias horas extras de trabajo, y le dijeron: “Ve a tú casa. Si no lo haces por tus hijos, entonces hazlo por nosotras”.

Gracias a eso, ahora tiene un panorama más claro: “Todos los días es una aventura nueva. Y siento que no hay reglas, la única regla es descubrir todos los días quiénes son mis pelotas de cristal: mi esposo, mis hijas y mis papás”.

Marina Menu, directora general de Danone México y Centroamérica, añadió que las mujeres deben verse como agentes de cambio, con la capacidad de no tener una manera conservadora de pensar, sino una apertura al mundo muy generosa. En tanto, Gabriela Hernández, general counsel para Latinoamérica de ge, resaltó la importancia de reconocer que el balance y el creci­miento de la mujer no lo obtendrá por sí sola, sino que debe contar con el apoyo del hombre.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2012 del inegi, uno de cada cinco hogares encabezados por una mujer es unipersonal; en el caso de los dirigidos por hombres es menos de uno de cada 10, y de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupa­ción y Empleo de 2013, también del inegi, las mujeres casadas o unidas dedican 36 horas a la semana al trabajo remunerado. En el caso de las solteras con hijos, el tiempo dedicado es 14.5% más alto.

“Tenemos la responsabilidad como país de crear infraestructura y leyes, marcar liderazgos definiendo políticas que promuevan la equidad, la integración y la diversidad. Y es en la diversidad donde vamos a encontrar la riqueza y la productivi­dad”, concluyó Cintia Angulo.

Lección 5

Predica la buena política

Participantes: Arely Gómez, Patricia Mercado, Rosario Robles, Olga Sánchez Cordero, María Euge­nia Venegas, Margarita Zavala.

Hace 35 años, Olga Sán­chez cordero se convir­tió en la primera notaria del país. Hoy, mientras ocupa una silla como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, asegura que el número de mujeres en el Colegio de Nota­rios no llega ni a 5%. Así, que una mujer tenga un lugar en los espacios públicos de poder es una iniciativa que ha enfrentado distintos obstácu­los, y gran parte del tema de cuotas en la política, dijo la ministra.

La elección intermedia del pasado 7 de junio fue la primera en la que se obligó a los partidos a dividir sus candidaturas a la mitad para hombres y mujeres y, aunque las panelistas sostuvieron que se trata de un avance, coincidieron en la necesidad de fortalecer el papel femenino en la arena política.

Para Arely Gómez, el hecho de que las mujeres lleguen al Congreso significa diversificar las iniciativas. “La mujer es el sexo fuerte. Somos quienes hacemos política con la sensibilidad de conocer ciertos temas que son importantes, como la discriminación”.

María Eugenia Venegas Re­nauld, embajadora de Costa Rica en México, fue diputada de la Asamblea Legislativa de su país de 2010 a 2014, y aseguró que en Latinoamérica los escenarios de poder son masculinos, por lo que las dinámicas de cada país deben garantizar no sólo la equidad en las candidaturas, sino alternancia y paridad de género en el poder.

En el panel estuvieron presen­tes dos visiones distintas sobre cómo ostentar una candidatura presidencial.

Patricia Mercado, quien actual­mente se desempeña como secreta­ria de Trabajo y Fomento al Empleo del df, y que en 2006 representó al Partido Alternativa Socialdemócrata para contender por la Presidencia, aseguró que el ciudadano está can­sado de que la política le hable de cosas que no tienen qué ver con su vida diaria, y la llegada de las muje­res abrió la posibilidad de introducir el discurso de lo cotidiano.

Otra aspirante presente fue Margarita Zavala, quien afirmó que la llegada de las mujeres a la política está acompañada de una agenda de temas claves. “Cada vez que una mujer dice: ‘yo sí quiero’, es una afirmación que sirve a todas las mu­jeres. Pero nos falta estrategia”.

En su participación, Rosario Robles, actual secretaria de Desa­rrollo Social, dijo que las mujeres asumen el poder con miedo, por lo que deben aprender a ejercer a plenitud una investidura.

Las panelistas coincidieron en que la mujer es juzgada de una forma distinta al hombre, aunque puede cometer los mismos errores.

“Las mujeres podemos ser corruptas, negligentes y las tenemos en el poder”, aseguró Patricia Mer­cado, quien se unió a la voz de las panelistas en el sentido de evaluar y juzgar a las mujeres por su trabajo político, pero no por su vida perso­nal o familiar.

Fuente: Forbes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s