Cornómetro para la Aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción

direccion

Organizaciones de la sociedad civil anunciaron ayer que le marcarán el paso a los legisladores con un cronómetro que registrará cuánto tardan el Congreso de la Unión y los estatales para aprobar el sistema nacional anticorrupción.

Organizaciones de la sociedad civil crearon un cronómetro para tomarles el tiempo a los legisladores federales y locales en la aprobación del sistema nacional anticorrupción (SNA). Argumentaron que tan sólo el año pasado, México perdió 1,100 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED) debido a la falta de normas contra la corrupción.

Representantes de organizaciones como México Evalúa, el Observatorio Económico México ¿Cómo Vamos?, el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Mexicanos Primero y el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) dijeron que estarán pendientes de la aprobación del SNA, pero también de la ley secundaria, donde podría esconderse el “diablo” si no se garantiza que las declaraciones patrimoniales y de conflicto de interés, sean públicas y que sea obligación de todos los servidores públicos presentarlas, destacó Marco Fernández de México Evalúa.

“Observamos (que la corrupción) tiene consecuencias negativas en el crecimiento, pero dejamos que siga operando. Sabemos que daña nuestra economía familiar, pero optamos por practicarla. Identificamos a los que cometen los actos de corrupción, pero los premiamos con puestos de gobierno en un lugar privilegiado en la sociedad”, sentenció la catedrática y politóloga del CIDE, María Amparo Casar.

Manuel Molano, del Imco, dijo que: “La señal que mandamos como uno de los países más corruptos es muy mala” y consideró que deben terminarse los “contratos oscuros” de gobernantes estatales, federales y municipales para beneficiar a sus amigos.

Viridiana Rosas, del Observatorio Económico México, afirmó que si el Fondo Monetario Internacional estima que la IED es hasta 5% menor en países corruptos, México perdió 1,100 millones de dólares de inversión sólo en el 2014 debido a la corrupción, lo que se traduce en una pérdida de 2% del PIB.

Los activistas dieron arranque a un cronómetro donde se registrará cuánto tarda el Senado, la Cámara de Diputados, y luego los congresos estatales, para aprobar el sistema nacional anticorrupción. Dijeron que serán vigilantes de las leyes secundarias y de la implementación del nuevo modelo de fiscalización.

David Calderón de Mexicanos Primero, aseguró que la urgencia de contar con el SNA radica en que la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) no han servido para controlar el mal gasto, la ineficacia, el dispendio y la corrupción con los recursos públicos federales.

“Si la corrupción continúa al alza como ha sucedido en los últimos años, el país -escuchen- no tiene futuro, así de duro, y de drástico es. Con la corrupción no sólo estamos frente a un asunto de índole moral, o de justicia elemental. Se trata de un tema que pone en entredicho la supervivencia del Estado mexicano, su viabilidad económica y social”, dijo Enrique Cárdenas, director del CEEY. Explicó que el país sólo tiene como opción reducir el gasto por las afectaciones económicas, o bien reducir la corrupción.

El primer caso es inviable, destacó, porque los mexicanos no querrán pagar más impuestos: “¿Con qué cara, si a diario sale que la obra pública se encarece por pagar una comisión al gobernante en turno, o bien, se conocen casos que para obtener contratos en una licitación pública sólo es posible mediante una mordida jugosa o una asociación de negocios con el amigo del presidente o del gobernador?”, se preguntó.

Por ello, dijo que lo mejor es la segunda opción: “Será fundamental que se haga bien, que no haya moches, que se destine a su totalidad a su legítimo fin, deberá haber gasto público bien ejercido y no de relumbrón o para solventar caprichos de gobernantes de todos los niveles. No se vale endeudar a las nuevas generaciones en proyectos que no generan su propia fuente de reparto”.

Y concluyó: “La corrupción es un elemento que hay que desterrar, no hay opción, de otra manera, el país no tiene futuro, ni moral ni material, porque si no podemos gastar bien y cobrar los impuestos que necesitamos, vamos a tener menos educación, carenciales sociales más fuertes, y el Estado mexicano comenzará a tener agujeros (recortes presupuestales) que no van a poder solventarse”.

Fuente: El Economista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s