Alimentación Sustentable

Dietas sustentables

Buscan una agricultura sustentable libre de plaguicidas, transgénicos y suplementos artificiales, orientada a la recuperación de la biodiversidad.

¿Por qué los mexicanos nos estamos enfermando cada vez más por cuestiones relacionadas con lo que comemos y por cómo se producen nuestros alimentos? Los autores Martha Elena García y Guillermo Bermúdez presentaron el libro Alimentos sustentables a la carta, de la tierra a la mesa; en él procuran dar respuesta a esa entre otras preguntas y plantean la búsqueda de nuevas formas de producción de alimentos sanos y variados.

En particular proponen el redescubrimiento de la milpa como un sistema de cultivo orgánico, sustentable, con comercio justo, trato digno a los productores y el bienestar tanto del medio ambiente como del consumidor.

Martha Elena García explicó que este libro, presentado el pasado jueves en Universum, es un texto de divulgación para todo el público en el que se plantea la necesidad de generar políticas donde no sólo el Estado ocupe un papel más decidido en defensa de las mayorías, sino también la sociedad organizada y los consumidores se metan en este tema con una visión ecosocial.

De la mano de especialistas como José Sarukhán Kermez, titular de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, se examinó la posibilidad de fortalecer una agricultura sustentable libre de plaguicidas, transgénicos y suplementos artificiales, orientada a la recuperación de la biodiversidad, el manejo agroecológico y el redescubrimiento de lo orgánico.

“El alimentar a 117 millones de mexicanos que aumentarán hasta 224 millones en el 2060 con recursos ambientales demanda acciones a una escala sin precedentes y desafiar grandes intereses económicos y políticos”, afirmó Bermúdez.

Valor alimenticio y social

En su intervención, el doctor Sarukhán aseguró que hay maneras de entrar a lo que se pueden llamar negocios sustentables, aunque no es tan fácil de hacer en metrópolis tan grandes como la ciudad de México, porque hay gente que vive a 40 kilómetros del pedazo verde más cercano de su casa, “ya no digamos campo agrícola, sino algo verde, pero en algunas zonas o ciudades más pequeñas podríamos adoptar este modelo que ya se está replicando mucho en otros países. En Estados Unidos lo llaman 100 Millas a la Redonda y toda la población lo que hace es contratar a los productores de todo tipo de comida, carne, frutas y verduras para que les abastezcan en ese centro urbano y se comprometen a comprar lo más posible de lo que ellos tienen.

“No sé qué modalidad podría adaptarse, pero no es mandar un cuete a la Luna. ¿Qué ventajas genera esto? No solamente mucho mayor eficiencia en el transporte y gasto energético del movimiento de los alimentos, también una mayor capacidad de selección de lo que se come y un conocimiento de lo que significa producir lo que se está comiendo y, lo más importante, una red social que une a productores y consumidores que van más allá del marchante, porque son gente que se conoce y entienden qué es lo que la gente quiere y los que consumen saben lo que significa producir una cosa y otra. Se requiere de organización, una iniciativa y trabajo, pero esas cosas no vendrán en ningún plan nacional de nada, hay que generarlo con la sociedad y hay ejemplos que se pueden copiar y tienen valores muy grandes, no sólo desde el punto de vista alimenticio sino también del social”, dijo.

La revolución verde y los alimentos procesados

Como nunca antes se ven enfermedades como diabetes, cáncer, desnutrición, problemas cardiovasculares, entre otras, “por ello era necesaria una revisión a nuestra dieta y cómo es que se ha ido modificando a través del tiempo, desde las culturas prehispánicas que cosecharon con éxito alimentos abundantes, mejoraron semillas, intercalaron cultivos, los rotaron e inhibían las plagas con métodos naturales”, explicó Martha Elena García.

La buena nutrición de las culturas prehispánicas, gracias a la forma de preparar y consumir los alimentos, fue una de las grandes contribuciones, pero con la revolución verde a mediados del siglo pasado llegaron semillas híbridas y más productivas y resistentes a las enfermedades y la sequía, con rotación intensiva de monocultivos apoyada por maquinarias, además de nuevos sistemas de riego, plaguicidas y fertilizantes. “Si bien al principio los rendimientos fueron muy altos, este sistema agrícola no pudo sostenerse a largo plazo, pues se requería cada vez más agua, fertilizantes y plaguicidas que generaron resistencia apareciendo nuevas plagas y erosionando los suelos”, detalló Bermúdez.

El investigador aseguró que los costos de la revolución verde son excesivos, pues se tiene un desequilibrio de los ecosistemas agrícolas, disminución de las especies comestibles a causa de la uniformidad de razas y variedades explotadas, expansión de las trasnacionales y pérdida de la soberanía alimentaria. “Hoy importamos 45% de los granos básicos que consumimos, cuando la FAO recomienda que este renglón no exceda 25 por ciento”, añadió.

En cuanto a los alimentos procesados, éstos se introdujeron sigilosamente en nuestra mesa hasta arraigarse en la cocina mexicana, con base en harinas y azúcares refinados que han desplazado al frijol, la calabaza, los quelites y otras hierbas comestibles asociadas a la milpa. Son productos de un cuidadoso diseño para despertar nuestros sentidos, por lo que difícilmente podemos escapar al encanto de alrededor de 20,000 sustancias entre aromatizantes, colorantes y saborizantes conocidos como aditivos. Hoy, aseguran los autores, ya son inocultables los daños a la salud a causa de su consumo adictivo e indiscriminado.

Fuente: El Economista

Una respuesta a “Alimentación Sustentable

  1. Pingback: Alimentación Sustentable | Yanina Cano·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s