Hamburguesas asesinas

res

El sabor de la hamburguesa que te comiste el pasado fin de semana probablemente te hizo olvidarte por completo de pensar en el origen de sus ingredientes, la sustentabilidad de sus marcas o el impacto ambiental de su carne, aunque ahora que lees este ultimo factor es casi seguro que te viene a la mente que para que ese platillo llegara a tu paladar y al de otras personas alrededor del mundo ha tenido que ser sacrificado un gran número de vacas. ¿Te has preguntado qué otros animales tuvieron que dar su vida para ello?

Antes de que decidas cerrar este artículo permíteme aclarar que no estoy hablando de que la carne de las hamburguesas contenga cosas extrañas de las que nadie quiere oír, sino de la lucha de esta millonaria industria contra los depredadores naturales de las vacas. ¿O te imaginas que pasaría si lobos, osos y otros animales comenzaran a comer reces desmedidamente?

¡Hey, lobo! No te comas mi hamburguesa

Hace muchos años Reino Unido solía ser el hogar del lobo gris, el oso pardo y el lince euroasiático entre otras maravillosas especies, sin embargo estos animales significaban una amenaza contra el ganado por lo que en un afán de protegerlo de sus depredadores naturales y dejar a las reces para consumo humano los granjeros terminaron con la mayoría de los ejemplares e incluso con comunidades enteras. Hoy la industria de la carne aún libra una fuerte batalla contra tejones y zorros.

En otras zonas de Europa, muchos carnívoros se encuentran con un destino similar, las pocas docenas de osos pardos que aún viven en el norte de Italia se encuentran amenazadas por la industria de carne local, igual que el lince de Suecia y otras especies, muchas de las cuales son sacrificadas legalmente por ser consideradas una obstrucción para el desarrollo de la actividad agropecuaria.

Los esfuerzos de algunos gobiernos europeos por contrarrestar la necesidad del sector agropecuario por sacrificar depredadores naturales en beneficio de la producción, los han llevado a pagar compensaciones por el ganado muerto y por el aumento de la población de carnívoros, ó subsidiando medidas de protección como cercas eléctricas y capacitación en control no letal de los depredadores naturales. A pesar de ello aún queda mucho camino por recorrer mientras el tiempo de vida de estas especies se agota.

Aunque estas medidas parecen prometedoras, ningún esfuerzo es perfecto. El abuso de la población para obtener pagos de compensación tomando medidas provocativas para aumentar la posibilidad de que el ganado sea asesinado por los depredadores, dificulta considerablemente la implementación de esta iniciativa de forma permanente, mientras que las implicaciones del conteo de vida silvestre restan viabilidad a las recompensas por el aumento de la población de las especies amenazadas.

Alrededor del mundo ya han comenzado a surgir granjas “predator-friendly” donde los productores han decidido proteger a su propio ganado sin cazar a los depredadores a fin de disminuir el impacto ambiental de la caza de carnívoros. Sin embargo este tipo de políticas son extremadamente difíciles de verificar, ya que es imposible garantizar que no se haya matado a ninguno de estos ejemplares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s