Las tres misiones de un buen líder

liderpatrones

El estilo de liderazgo que consiste en el total control del equipo ya es obsoleto y poco relevante en la mayoría de los contextos empresariales. Pero eso no quiere decir que sea fácil encontrar otro estilo para reemplazarlo, sobre todo porque cada empresa tiene valores distintos, que deben ser la base del comportamiento del líder. Aquí tres prioridades que debe tener un jefe moderno, que de adaptan a la mayoría de las organizaciones:

1. Inspirar e impartir propósito:

Los trabajadores más jóvenes le dan mucho importancia a encontrar un propósito en su lugar de trabajo. Esto está redefiniendo la forma en la que las empresas más innovadoras (como Google, Zappos o TOMS) atraen y retienen talento. La gente que tiene éxito en este tipo de compañías es la que está más inspirada por esta misión y logra contagiar de esta inspiración a otros, impregnando de propósito todas las acciones que realiza.

2. Adaptarse y comunicar:

Para muchas organizaciones modernas, el quedarse estáticas no es una opción. Esta idea siempre ha existido, y existe una frase de un soldado de la primera guerra mundial que dice “ningún plan sobrevive el contacto con el enemigo”. Más recientemente, Mike Tyson dijo “todos tienen un plan hasta que los golpean en la boca”.

El modelo de liderazgo autoritario no está desapareciendo por simple moda, sino porque los líderes deben ser capaces de responder a las cambiantes preferencias del mercado a unos competidores cada vez más ágiles. Esto solo puede lograrse si los líderes están íntimamente ligados a su organización y a su equipo, de forma que los empleados no solo completen tareas, sino que internalicen el qué y el por qué de su estrategia para innovar y mejorar constantemente. El lograr esta cultura requiere de trabajo personal con cada miembro del equipo, y que los líderes estén dispuestos escucharlos y empoderarlos para que resuelvan problemas.

3. Autenticidad

La autenticidad es una cualidad que se valora cada vez más. En un mundo en el que la vida privada y la profesional tienen fronteras difusas, los empleados saben quién es y cuáles son los valores de sus jefes, por lo que pueden saber si estos están en conflicto con lo que dicen en la oficina. Esto permite que los líderes puedan ser sí mismos en el trabajo, incluyendo sus vulnerabilidades y valores, que pueden ayudar a que conecten con su equipo. Este concepto también ayuda a demostrar que no hay solamente un buen estilo de liderazgo, ya que cada persona tiene sus propias características.

Hay una multitud de rasgos que son importantes para un líder, dependiendo del lugar en el que trabaja, pero la inspiración, la capacidad de adaptación y la autenticidad son siempre importantes en la economía de la información.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s