La adolescente que enfrentó a Coca-Cola

Hace algunas semanas Coca-Cola sorprendió al mundo con la noticia de que retiraría de su formula el aceite vegetal bromado (BVO por sus siglas en inglés) que funcionaba como estabilizador de sabor en algunos de sus productos. La compañía también aseguró que ya había retirado con anterioridad este mismo componente de dos de sus variedades de Powerade. Esto ante la creciente preocupación sobre la seguridad de su consumo y algunas campañas lanzadas con anterioridad nada menos que por una adolescente de Mississippi.

Sarah Kavanagh es una chica de 17 años que como cualquier otro adolescente gusta de las bebidas azucaradas. Por alguna razón un día mientras bebía una de ella su atención se centro en la etiqueta, donde descubrió que el contenido incluía BVO y decidió buscar este compuesto en linea.

cocacola

Tras una búsqueda rápida, Sara encontró que este ingrediente se utiliza como estabilizador de sabor dentro de los refrescos, pero también fue patentado por empresas químicas como un aditivo para retardar el fuego. Japón y la Unión Europea incluso han prohibido esta sustancia en alimentos y bebidas ya que significa un riesgo potencial de trastorno nervioso si se consume con frecuencia.

Molesta por su descubrimiento Sara comenzó una fuerte batalla contra Pepsico en 2012 para que retirara este polémico estabilizador de sabor. “No pongan retardantes de fuego químicos en las bebidas deportivas” exigió la curiosa adolescente y comenzó una petición en la plataforma Change.org. Más de 200 mil firmas consiguieron el objetivo en sólo un par de semanas.

Una segunda petición llegó unos meses más tarde, esta vez en contra de Coca-Cola para exigir la eliminación del BVO dentro de su Powerade, dicho movimiento necesitó poco menos de 60 mil firmas para que la compañía anunciara que aunque es utilizado de forma segura para sus consumidores, retiraría el ingrediente de dos de sus variedades de esta bebida deportiva y otros de sus productos a lo largo de este año en Estados Unidos. Aunque señaló que la medida tendría efecto en el resto del mundo, no ofreció un calendario aplicable a otros países.

Ahora a sus 17 años Sara se ha convertido en la responsable de que dos de las grandes refresqueras del mundo se comprometieran a detener el uso de BVO en las formulas de sus bebidas y en un poderoso ejemplo del poder que los consumidores tienen sobre las marcas. Si somos optimistas esperaremos que su labor sea un parteaguas que impulse el crecimiento de hábitos más responsables de consumo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s