6 pasos para una cadena de valor más sustentable

cadena

La presión de los grupos de interés es cada vez mayor para que las compañías implementen prácticas sustentables y responsables en su cadena de valor. Además, las nuevas directrices de GRI le dan una importancia especial a la información sobre sustentabilidad en cadena de suministro. Hay grandes ventajas en unirse a esta tendencia: al administrar y mejorar el desempeño ambiental, económico y social en la cadena de valor, las empresas pueden ahorrar recursos, optimizar procesos, generar innovación, ahorrar dinero, incrementar la productividad y promover valores corporativos.

La implementación de prácticas sustentables no es fácil, pero las consecuencias de no hacerlo pueden ser desastrosas. Aquí algunos primeros pasos a tomar:

1. Mapear la cadena de valor:

Muchas empresas ni siquiera tienen una idea clara de cuál es su impacto en cadena de valor y quiénes son exactamente sus proveedores. Por eso se tiene que comenzar con un mapeo que cubra la cadena completa, para después identificar y priorizar los retos. Algunos criterios para tener en cuenta al priorizar son: los gastos económicos, la importancia de la continuidad del negocio y la geografía como riesgo.

Después de un análisis a fondo de su cadena, la empresa New Balance decidió recientemente reducir su número de proveedores, en parte por razones de sustentabilidad. Esto redujo la cadena de suministro en un 65% y así la compañía pudo enfocarse en generar lazos fuertes con sus socios.

2. Comunicar expectativas:

La implementación de sustentabilidad en la cadena de suministro es una buena forma de comunicar valores corporativos a clientes y proveedores. Explicar cuáles son los objetivos y expectativas a través de un código de conducta para proveedores es un excelente primer paso para involucrarlos.

Hay algunas herramientas que ayudan a las empresas a desarrollar un código. El Pacto Mundial España, por ejemplo, incluye algunas directrices y tips para su creación e implementación en su documento “La empresa y su cadena de suministro: una alternativa de gestión”. También existe la herramienta desarrollada por la Global Environmental Management Initiative que facilita la priorización de metas.

3. Establecer un rendimiento inicial:

Una vez que se establecen las metas y objetivos, una encuesta a los proveedores ayudará a conocer cuál es el punto de partida. Muchas empresas usan esta herramienta para evaluar el desarrollo de su cadena de valor. Una buena forma de desarrollar el cuestionario es alinearlo con las guías de GRI o las herramientas de CDP, y algunas industrias han creado encuestas particulares para sus necesidades.

Una vez que los cuestionarios han sido respondidos, la empresa puede usar los datos para métricas internas y para identificar oportunidades. Finalmente, también se debe ofrecer una retroalimentación a todos los proveedores.

4. Desarrollar programas de capacitación:

Este es un paso clave. Para educar a los proveedores, una buena estrategia es presentar casos de éxito y mejores prácticas en conferencias anuales, en módulos de aprendizaje en línea o con campañas que generen capacidades. Al dar a conocer las historias de los proveedores más exitosos la empresa no solo reconoce sus esfuerzos sino que le demuestra a toda la cadena los beneficios de la sustentabilidad.

Por ejemplo, HP comenzó en 2006 un programa de educación impartido y recibido por proveedores, que desde entonces ha llevado a cabo 22 talleres en 12 países en temas como derechos del trabajador y eficiencia energética.

5. Impulsar la mejora del desempeño:

Una vez que el tema se ha comprendido, se debe comenzar un programa de auditorías, que puede revelar prácticas, retos y oportunidades que son difíciles de identificar con cuestionarios. Este sistema funciona mejor si se complementa con uno de recompensas a las prácticas sustentables, y la empresa debe estar preparada para tomar acción ante los resultados de las auditorías.

6. Colaborar con la industria:

Muchos problemas son tan complejos que una sola empresa no puede resolverlos. Por eso, algunas industrias se han unido para generar marcos comunes para la estandarización, evaluación e innovación de prácticas sustentables en la cadena de valor. Esto ayuda a prevenir la fatiga de auditorías y redundancia en el entrenamiento y permite compartir conocimientos adquiridos, además de que hace la vida más fácil a los proveedores, que ya no tienen que cumplir objetivos similares para una gran cantidad de clientes.

Un buen ejemplo es la Sustainable Apparel Coalition, que une a varias marcas de la industria del vestido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s