La Navidad, época de dicha pero también de mucho impacto ambiental y social

pino

La época navideña está cargada de momentos en los que todos queremos compartir y, para muchos, esto implica tener que invertir en la compra de regalos o detalles para nuestros familiares, compañeros de trabajo o conocidos. Sin embargo, a lo largo de este último artículo del año, queremos compartirte algunos puntos a considerar antes de tomar decisiones de compra…

El impacto social y ambiental de tus compras

Al día de hoy nuestra economía industrial moderna nos presenta a todos un reto: ésta no funciona a menos que el consumidor compre de forma constante. Debido a este fenómeno es que continuamente nos vemos bombardeados de publicidad. Una persona es interrumpida por algún tipo de información cada ocho minutos y un norteamericano promedio se encuentra expuesto a 247 mensajes comerciales y a 3,000 mensajes publicitarios cada día. ¿Cuál será el impacto de todo esto?

Hoy en día existe un índice encargado de medir los niveles de felicidad de las poblaciones del mundo. Un dato relevante es que diversos estudios muestran que la felicidad y el bienestar NO están ligados al consumo de bienes y servicios. En el libro llamado “El alto precio del materialismo”, su autor Kasser, describe como las personas que organizan sus vidas alrededor de metas extrínsecas como la adquisición de productos han reportado mayores niveles de infelicidad en sus relaciones, peores estados anímicos y mayores problemas psicológicos. En otro estudio por la Universidad de Missouri, la psicóloga social Marsha Richins encontró que las personas con un alto sentido del materialismo colocan expectativas irreales en que los bienes materiales pueden influir en las relaciones, autonomía y felicidad del individuo. Es claro que si las necesidades básicas de una persona no han sido satisfechas, éste no podrá ser feliz ni estar bien. Sin embargo, una vez que alguien cuenta con alimento, techo, salud y educación; la felicidad y bienestar están determinados por el grado de interactividad social y no por la cantidad de cosas que se poseen.

Por otro lado, el consumismo también está teniendo efectos, no sólo a nivel social, sino para el planeta. Tan sólo en las últimas tres décadas el ser humano ha acabado por completo con un tercio de todos los recursos naturales disponibles en el planeta; esto debido a los niveles de consumo insostenibles que llevamos. Por ejemplo, a pesar de que Estados Unidos cuenta con solamente un 5% de la población mundial, sus habitantes consumen un 30% de los recursos globales y general un 30% de los desechos a nivel mundial.

En un artículo del Universal se reportó el impacto que el consumismo tiene durante estas fechas para nuestro país. Tan sólo en la Ciudad de México, del 12 de diciembre al 7 de enero de cada año se producen entre 15 mil 500 y 16 mil toneladas de basura al día, de acuerdo con datos de la Secretaría de Obras y Servicios del gobierno capitalino; lo que significa entre 3 mil 500 y 4 mil toneladas más que el resto del año entre empaques, embalajes, botellas de vidrio, plástico y unicel que son los que más aumentan.

Este fenómeno repercute directamente en el medio ambiente y en la salud. De acuerdo a Belem Méndez Juárez, bióloga de la UNAM, el primer elemento en sufrir el impacto es el aire ya que los desperdicios no son separados adecuadamente haciendo que la basura se mezcle y genere gases de efecto invernadero como el metano. Igualmente, el suelo se ve afectado ya que muchos residuos terminan en sitios sin recubrimiento y los lixiviados se filtran a la tierra volviéndola estéril, causando un impacto directo en la producción de alimentos; mientras que todo esto logra filtrarse también a los mantos freáticos contaminando el agua de uso corriente.

Sin embargo, para no quitarle la alegría a estas fechas, te ofrecemos algunas sugerencias para estos días:

1. Regala tiempo. Aunque puede parecer un regalo extraño, te darás cuentas que muchas veces tus familiares, amigos, etc. prefieren pasar más tiempo contigo a que le des una botella de vino o un suéter . Recuerda que la felicidad esta más influenciada por el grado de interactividad social.

2. Busca productos hechos localmente. Muchos de los productos que consumimos provienen del otro lado del mundo, lo que contribuye a la generación de grandes cantidades de emisiones y al calentamiento global. Apoya mejor a artesanos locales; así estarás colaborando con el desarrollo económico y social de tu región al mismo tiempo que disminuyes tu impacto ambiental en términos de transportación.

3. Elige regalos hechos de materiales reciclados. Existen ya en el mercado muchos productos que hacen uso de materiales reciclados y que tienen excelentes estándares de calidad; comprando este tipo de productos estarás reduciendo tu impacto en cuanto a generación de desechos y promoviendo un mejor uso de los recursos.

4. Regala artículos que no usen baterías. De acuerdo a la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, cerca de un 40% de las ventas de baterías suceden en la época navideña. Ten en cuenta que todas las baterías desechadas constituyen una fuente de contaminación.

Recuerda que todas nuestras acciones están conectadas con el resto del mundo en el que vivimos, en nuestras manos tenemos un poderoso voto que ejercer sobre dónde y cómo invertir nuestros recursos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s