5 claves para impulsar la ética al interior de la empresa

Value

Mucho se habla hoy en día de la importancia de la ética en el entorno de los negocios y al interior de las empresas, los beneficios que ésta puede otorgar y los riesgos que existen para las organizaciones que no la contemplan como una prioridad entre sus procesos.

Adoptar una cultura ética, de veracidad y transparencia genera una ventaja competitiva de credibilidad y fidelidad tanto del público, como de quienes colaboran con la compañía, formando parte esencial de su reputación corporativa y convirtiéndose en parte importante de su capital social. Este entorno de confianza facilita el crecimiento de la productividad y permite que la empresa alcance objetivos económicos y sociales de forma más eficiente.

La corrupción es probablemente el mejor ejemplo de la falta de ética en las empresas, en México esta es una práctica común en el 60% de las empresas. Así que, ¿cómo impulsar la ética en el entorno laboral?

1. Mayor claridad en el propósito concreto del Código de Ética: Los informes de sustentabilidad de las empresas demuestran que cada vez gastan más dinero tiempo y esfuerzo en incorporar códigos de conducta y principios de actuación a sus procesos diarios a través de una gama de herramientas de capacitación, comunicación, diálogo y gestión de recursos para sensibilizar a sus colaboradores y promover la cultura ética. ¿Pero, realmente está funcionando? Es probable que las reglas estén guardadas en algún cajón con la esperanza de que alguien las recuerde un día. No basta tener reglas escritas, deben vivirse a diario.

2. Evaluar el comportamiento: En Estados Unidos, la Encuesta Nacional de Ética Empresarial arrojó que el 22% de los empleados que reportaron conducta inapropiada al interior de su empresa sufrieron represalias por hacerlo, así que ¿de qué sirve un Código de Ética sin los procesos de control adecuados? Conocer las consecuencias de las prácticas poco éticas en la organización permitirá a los empleados sentirse cómodos al reportar irregularidades.

3. Inspirar en lugar de requerir: Exigir a los trabajadores la ética como un requisito con el que hay que cumplir puede no funcionar tan bien como animarlos a tener un buen comportamiento laboral en favor del desarrollo basado en valores para alcanzar el éxito. Tener una conducta ética debe ser una práctica que fluya de forma natural para alcanzar el éxito y no una obligación a cumplir de manera coercitiva.

4. El aprendizaje compartido y las campañas enfocadas: Aquellos colaboradores que se sienten identificados con los valores que promueve su empresa seguramente presentarán una conducta más apegada a la identidad corporativa de ésta, por eso es muy importante que los principios en los que se basa una compañía estén presentes a diario en el entorno laboral, a fin de recordarlos a todos los días para que puedan formar parte del actuar diario de quienes trabajan en ella.

5. Impacto organizacional: La conducta ética en una organización también es producto del trabajo en equipo y la comunicación, por lo que dar a conocer los resultados obtenidos a través de nuevas políticas y actividades cotidianas puede ser un gran elemento de motivación para impulsar el cumplimiento de las normas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s