Sólo tres de cada 10 empresas tienen condiciones ideales para trabajar

organizacion

En México sólo tres cada 10 empresas tiene condiciones ideales para trabajar, detecta Grupo Xtra; las malas condiciones ambientales perjudican 60% el rendimiento de un empleado, según el IMSS.

Sólo tres de cada 10 empresas en México reúne las condiciones ideales para trabajar, y las más deficientes son las oficinas del sector público, asegura la directora de mercadotecnia de la firma inmobiliaria Grupo Xtra, Liliana Silva.

“Hacinamiento, luz natural insuficiente, aire viciado, equipos obsoletos y escritorios no ergonómicos son las características que más aquejan a los trabajadores mexicanos”, detalla la directiva. Un análisis de la firma con datos de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios añade que el ruido es otro de los factores más dañinos, ya que perjudica a 70% de los trabajadores en el Distrito Federal.

Un trabajador con dolor de cabeza frecuente, mareo, irritación de las vías respiratorias, congestión, tos, piel seca, fatiga, así como dificultad para concentrarse tiene los síntomas característicos de laborar en un “edificio enfermo”, según se indica en el informe “Síndrome del Edificio Enfermo, aspectos de higiene industrial”, realizado en el Instituto Politécnico Nacional.

En los últimos años -indica el estudio del IPN- los científicos han encontrado que el aire en los edificios puede estar más contaminado que en el exterior. En algunos casos se compara con los riesgos sufridos por empleados laborando con químicos. La Organización Mundial de la Salud reporta que más del 30% de edificios nuevos y remodelados están sujetos a quejas relacionadas con la calidad del aire.

Los síntomas de una persona que resiente las características del edificio enfermo son los siguientes: a las pocas horas de empezar a trabajar se cansa y esto disminuye al dejar el edificio. Si hay dolor de cabeza es generalizado. La nariz se tapa o aparece flujo nasal.

Estos ejemplos son descritos en un informe sobre “Ergonomía Ocupacional” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). También se refiere que hay pocas pruebas objetivas para validar esos síntomas, por lo que existe escepticismo en la validez del diagnóstico del Síndrome de Edificio Enfermo (SEE).

¡Estoy cansado!

Liliana Silva opina que la productividad del empleado sufre un impacto negativo con factores que son comunes de encontrar en muchas oficinas del país; por ejemplo, mala ventilación, ruido que supera los 70 decibeles (que impide la lectura) o cargas electromagnéticas de cableados viejos y sin mantenimiento.

Un estudio de Kimberly Clark reveló que 75% de los empleados se lavan las manos después de ir al baño, pero el 25% que no lo hace contamina objetos y áreas de uso común.

Un médico general por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Fernando Noriega, indica que las empresas deben trabajar campañas de higiene.

El problema no es menor. De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) un edificio enfermo disminuye entre un 50 y 60% la productividad del trabajador. Solo el ruido excesivo baja el desempeño en un 33%, según estimaciones de Grupo Xtra.

Existen factores que garantiza la salud ergonómica del lugar de trabajo. Liliana Silva sugiere comenzar por aspectos como colocar las fuentes de luz de manera que se evita deslumbramientos y reflejos molestos. La superficie libre detrás de la mesa de trabajo debiera ser, al menos, de dos metros.

Las ventanas, agrega la directiva, deben equiparse con un dispositivo de cobertura adecuado y regulable para atenuar la luz del día, mientras que los equipos instalados no deben producir “calor adicional” que ocasiones molesta al trabajador.

La temperatura adecuada es 25 a 28 grados, según estimaciones hechas por el área de Salud Laboral de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Adicional a esas medidas, hay que revisar el cableado y los ductos de ventilación. El gran problema en la mayoría de las oficinas es que pasan años sin que el sistema de aire se limpie. Algo tan sencillo como una gripa, en ese escenario, propicia una cadena de contagios, explica el médico Fernando Noriega, de la BUAP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s