Urbanismo sustentable:Poner plantitas, insuficiente

Un grupo de arquitectos plantea un concepto conocido como biomimetismo urbano, donde es posible un auténtico desarrollo sustentable en las grandes urbes

Las grandes urbes como la Ciudad de México, en donde habitan alrededor de nueve millones de personas, realizan esfuerzos por ordenar su crecimiento desde el llamado urbanismo sustentable. No obstante, algunas políticas públicas enfocadas al rescate del espacio urbano y de las colonias segregadas por la violencia, la desigualdad social y el mismo desorden en su crecimiento quedan únicamente en intentos de forma y no de fondo. Pero un grupo de arquitectos y biólogos asegura que aún hay alternativas para lograr un cambio radical en el desarrollo de la ciudad e impulsar un auténtico crecimiento sustentable.

Paolo Testolini, impulsor de un concepto conocido como biomimetismo urbano, asegura que en la naturaleza y los ecosistemas originarios se encuentra la respuesta para curar la fragmentación que sufren las grandes capitales. “Estamos hablando de un desarrollo sustentable a nivel social, cultural, económico y eso es lo que hace verdaderamente un desarrollo sustentable. No el entendido del techo verde por verde, que se queda en forma y no en fondo”, dijo el especialista.

Testolini explicó que el biomimetismo es una tendencia arquitectónica que parte de los principios básicos de la naturaleza de cada área de población para rescatar o preparar proyectos que mejoren la vida de sus habitantes. “La naturaleza tiene millones de años, con seguridad sabe lo que funciona y lo que no funciona en un lugar en específico. A través del estudio biológico analizamos la naturaleza de forma y fondo y nos sirve como mentor de innovación del desarrollo sustentable”, explicó.

Para el especialista la Ciudad de México se ubica a la vanguardia entre las grandes ciudades del país en materia de desarrollo sustentable, aunque aún lejos de otras capitales en las que se han impulsado proyectos integrales. “A la ciudad le han puesto una golpiza y ahora tratan de ponerle mantas, plantitas que hablan de lo sustentable en forma, pero no en fondo y el problema persiste”, señaló Testolini.

Para el arquitecto existen en la capital ejemplos notables como el sistema Ecobici que pretenden consolidar alternativas para mejorar la calidad de vida de los capitalinos, aunque indicó que estos proyectos aún permanecen aislados. “¿Cómo podríamos hacer Ecobici aún más sustentable? Si a cada bicicleta le pusiéramos un dinamo, con el pedaleo se podría acumular energía, que al momento de regresar la bici en el rackesa energía podría transferirse a un acumulador para que se utilice para las luminarias y cierras un ciclo”, propuso. Por el contrario, criticó la instalación de la Estela de Luz, proyecto de mil 176 millones de pesos del gobierno federal, que no genera ningún beneficio para el entorno urbano y representa un gran gasto en consumo de energía eléctrica.

El también investigador del Tec de Monterrey detalló que la imitación que busca el biomimetismo no se enfoca en recrear paisajes naturales, sino a definir soluciones integrales que generen ciclos, de la misma forma que lo hace un ecosistema. “Vemos a la naturaleza como un catálogo de supervivencia. En la naturaleza jamás ha habido crisis energética por sí misma, la naturaleza ha sabido reactivarse con los recursos que tiene a la mano y es creativa por necesidad, ha sabido evolucionar y sobrevivir en situaciones extremas”, aseguró Testolini.

 

Metrópoli partida

Un ejemplo de fragmentación urbana es la carencia de centros de trabajo en las delegaciones de la zona oriente de la capital, en donde sus habitantes deben realizar viajes de hasta de dos horas en transporte público para llegar a sus trabajos, lo que las convierten en ciudades dormitorio.

El también especialista en Diseño Ambiental por la Universidad de Gales aseguró que con la aplicación de su concepto en proyectos urbanos se podría reinsertar esas zonas fragmentadas a la dinámica urbana de regiones más favorecidas. “Entendemos que una ciudad, para que sea armónica y sustentable, debe interconectar, y que una intervención en el lado norte ayude al lado sur, y junto con el oriente y poniente avance de la misma manera”, explicó el académico.

Testolini consideró que la capital encontraría una solución al problema del manejo de residuos si fomentara el desarrollo sustentable a partir del principio de que en la naturaleza todo es reciclable. “Si apelamos a un desarrollo sustentable en el que no existe la basura, sino que es completamente reutilizada, el elemento del desecho es completamente eliminado. Esto también puede generar economía verde, Hablamos de un sistema circular de economía verde que regenera no sólo a nivel ecológico, biológico y sustentable, sino que a su vez genera economía y consideramos que es la verdadera economía verde”, concluyó Testolini.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s