6 Hábitos para dejar en el olvido y Ayudar al Medio Ambiente

A veces persiste el prejuicio de que ayudar a preservar el medio ambiente requiere de un esfuerzo considerable. Aquí mencionamos 6 hábitos de la vida cotidiana que fácilmente podemos abandonar para desacelerar la contaminación y favorecer nuestra economía y salud.

1- Dejar de comprar agua embotellada.

¿Sabías que se requieren 26 botellas de agua para producir tan sólo el contenedor plástico de una botella de un litro? Lo mejor es optar por embotellar el agua en casa con una botella que ya tengamos. Si esta es de aluminio, mejor aún, porque durará mucho más.

2- Abandonar las bolsas de plástico y papel.

Las bolsas son necesarias, pero no es necesario usar bolsas de plástico o papel que no resistirán más que un par de viajes. Se calcula que el año pasado, se emplearon 12 millones de barriles de petróleo para producir 88.500 millones de bolsas plásticas en México. Lo mejor es conseguir una bolsa que resista durante más tiempo, pueden ser de algodón o tela.

3- Optar por la bicicleta

En las ciudades con mucho tránsito, un viaje en bicicleta puede llegar a tardar lo mismo, o incluso menos, que en vehículo. Optar cuando se puede por la bicicleta es bueno para la salud, para el medio ambiente, y para el bolsillo.

4- Minimizar el secado automático

El segundo gran consumidor de energía de la casa, después de la heladera, es el secador de ropa. El consumo excesivo de energía no sólo daña al medio ambiente, se traduce además en una cuenta enorme a fin de mes. Si existe la opción de simplemente colgar la ropa al sol, o de tenderla dentro de la casa, mejor será para el medio ambiente y la economía del hogar.

5- Olvidar el papel para limpiar

Como en el caso de las bolsas y de las botellas, utilizar materiales no duraderos para limpiar genera basura. Opta por un trapo que con sólo escurrirse puede utilizarse muchas veces.

6- Matizar la diferencia de temperaturas

Los aires acondicionados suponen un gran alivio para algunas épocas del año, la opción que tenemos para disminuir sus efectos es no exagerar con la diferencia de temperatura entre el exterior y el ambiente que queremos ambientar. También es  buena idea bajar la temperatura de la heladera hasta lo indispensable. Así consumiremos mucha menos energía y, en el caso del aire acondicionado, sufriremos menos los perjudiciales cambios de temperatura.

        

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s